Noticias

Europa da 'dinero innovador' a las pymes

FUENTE | Expansión  28/11/2006
 
La Comisión Europea ha presentado oficialmente en España el VII Programa Marco, la iniciativa comunitaria de mayor presupuesto para potenciar la I+D en los países miembros, que en esta ocasión estará dotada con 50.500 millones de euros para el periodo 2007-2013. Una de las principales novedades del arsenal de ayudas europeas respecto a programas anteriores está en el refuerzo de medidas de apoyo a las pymes innovadoras.

En concreto, se prevé aumentar del actual 50% a un 75% la financiación de los proyectos de I+D que presenten pequeñas y medianas empresas, incluso si se trata de subcontratación de las labores de investigación. Además, se ha creado un fondo de garantía para cubrir los riesgos financieros en caso de incumplimiento de la pyme en alguno de los proyectos de investigación, "lo que reducirá el riesgo de las pymes participantes que no consigan acometer los proyectos para los que han recibido financiación", explica Román Arjona, experto de la Comisión Europea.

EL 'EFECTO ARRASTRE' Y es que, según Arjona, "las pymes son una de las prioridades" de las ayudas europeas porque "calculamos que, por cada euro de inversión pública en I+D, conseguimos un efecto arrastre de entre 0,7 y 0,9 euros de inversión privada", y esto es crucial "porque la inversión privada en I+D en Europa está todavía muy por debajo de la que realizan las empresas norteamericanas y japonesas". El desequilibrio es tal, tanto en inversión pública como privada, que la UE ha revisado a la baja su objetivo de conseguir en 2010 que la I+D represente el 3% de la economía europea, y sitúa ahora la cifra a alcanzar en el 2,6%. "Este objetivo sólo se conseguirá si aumenta la inversión privada", advierte Arjona.

El impulso de la I+D realizada por las compañías ayudaría, además, a corregir otro problema endémico de la UE, "que es responsable de un tercio de toda la producción científica mundial, pero luego no sabe trasladar esos avances científicos a productos y tecnología". Sin embargo, "las ayudas públicas a empresas son rentables, porque hemos visto que tanto las grandes empresas como las pymes que consiguen ayudas del Programa Marco Europeo patentan hasta tres veces más que el resto de empresas", continúa el experto de la Comisión Europea.

 El empeño comunitario de implicar a las empresas tiene su razón de ser en los relativamente malos datos del anterior Programa Marco Europeo, que abarcó de 2002 a 2006. En ese periodo, las empresas candidatas a recibir subvenciones europeas para I+D representaron el 52,1% del total de entidades (entre universidades y organismos públicos de investigación, entre otras). Aunque a primera vista el dato parece positivo, representó una caída de casi nueve puntos porcentuales respecto a los programas de I+D de años anteriores.
 
También cayó el porcentaje de empresas candidatas que realmente recibieron subvención, del 49,5% al 46,9%. Quizás, el único dato positivo sobre la presencia privada en dicho periodo fue el aumento de la participación de las pymes. En concreto, 586 pymes españolas presentaron sus proyectos de I+D candidatos a recibir financiaciónde la UE, 65 más que en años anteriores. En cuanto a la financiación, que para el conjunto de las empresas privadas ascendió a 191 millones de euros, las pymes coparon el 43% de las ayudas, frente al 56% que recibieron las grandes compañías innovadoras.
 
Proyectos líderes
El abanico de pymes que han participado en proyectos de I+D con la financiación parcial de Europa es realmente variopinto, desde Tencas de Casaseca, una pyme zamorana que ha investigado cómo producir tenca (un pez de agua dulce) de forma comercial para consumo humano; hasta el caso de IUCT, una pequeña spin off surgida en un centro tecnológico de Barcelona dedicada a la búsqueda de fármacos y el desarrollo de disolventes industriales no contaminantes; o Mecanizados Escribano, una compañía madrileña de apenas 20 empleados que consiguió en el anterior Programa Marco liderar para el conjunto de países europeos uno de los proyectos de I+D en producción de componentes aeroespaciales.

Las ayudas europeas, de hecho, abarcan todos los campos científicos. Las subvenciones para iniciativas públicas y privadas de I+D para el periodo 2007-2013 en Tecnologías de la Información y la Comunicación se llevan la mayor parte del presupuesto (9.110 millones), seguidas de la salud (6.050 millones), el transporte y aeronáutica (4.180 millones), la nanotecnología (3.500), la energía (2.300), la biotecnología (1.935), el medio ambiente (1.800), el espacio (1.430), la seguridad (1.350) y las ciencias socioeconómicas y humanidades (610). La Comisión Europea explica el desequilibrio en este reparto porque "algunos tipos de investigación, como la de fármacos o la de tecnologías de comunicación, exigen mayores inversiones que las investigaciones en campos como las ciencias socioeconómicas, donde con poco dinero, se puede hacer mucho".
Con todo, España debe incrementar con creces su participación y la calidad de los proyectos candidatos a estas ayudas si quiere equilibrar su situación. Y es que, los datos del CDTI muestran que en el anterior Programa Marco, que finaliza este año, España recibió ayudas a la investigación por valor de 572 millones de euros, un 30% menos de lo que le correspondió aportar como país comunitario al presupuesto del Programa Marco. Es decir, da más de lo que recibe, mientras que otros países como Finlandia copan ayudas por valor de hasta un 40% más de lo que han aportado al presupuesto de I+D.
 
 
 
 
2014 
2013 
2012 
2011 
2010 
2009 
2008 
2007 
2006 
2005 
2004 
 

Suscríbete y recibe todas las novedades en tu e-mail.

 
rss

Entérate de todas las novedades mediante RSS

rss
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de Cookies".